jueves, agosto 17, 2006

Cóctel

-El taxista demente acelera apenas observa al travesti que está cruzando la avenida caracas. "¡Huy, miren a este marica!" dice antes de realizar su acto criminal. Afrotunadamente el travesti es más rápido y alcanza la acera para salvar su vida. A. y yo vamos en el taxi y no podemos creer lo que acaba de pasar.

-La chica se quita la ropa mientras la canción de Sting sigue avanzando. No se ve triste. Es tierna. Y esa belleza no la opacan las complicadas maromas sobreactuadas a las que aveces recurre. Se ve más hermosa vestida y hablando de su hijo.

-El embetunador que se nos acerca a las once de la noche está buscando dinero para pagar una habitación donde pasar la noche. Es un hombre negro de barba que no duda en sonreir un poco a pesar de que tuvo que dejar su ciudad natal, Tumaco, por la guerra que afecta a Colombia.

-Mi amigo C.V. quiere modificar a la raza humana para que se comporten más solidariamente "como las abejas". Las dos personas que estamos con él lo miramos con terror antes de que suelte una de esas risotadas de científico loco que nos hacen quererlo más. C.V. es duro de discruso pero es un tipo "buena gente".

-I. y yo no hemos parado de criticar al gobierno de Uribe. Entre cervezas y razonamientos confusos, no paramos de coincidir en nuestra inconfromidad frente a una sociedad en la que mucha gente nace condenda a la miseria.

-En "El goce pagano" todos bailan animadamente. El olor a cigarrillo y el ritmo de la salsa gobiernan el lugar. Sólo M. y yo charlamos animadamente sobre las diferencias entre Colombia y Alemania, país donde él estuvo trabajando por un año. "Allá extrañaba a Colombia. Aquí y ahora, quiero volver. Extraño el orden".

-C. y yo observamos la película "Grandes Migraciones" en el cine domo de Maloka, aquí en Bogotá. "Ahora entiendo por que quiero migrar a España, está en mis genes" dice C, nieto de un Catalán. La historia de las mariposas monarca (que migran cada cuatro generaciones) lo dejó conmovido. Extrañaré a C. si se va, pero sé que es lo mejor para él.

-Yo, sentado en mi oficna, e integrado totalmente al mundo capitalista, recuerdo la charla que sostuvimos C. I. y yo. Es duro darse cuenta del estado de las cosas, y luego reintegrarse a las labores diarias.

(-Otra cerveza por favor. Si, de la que tiene más grados de alcohol. Realmente la necesito)

16 Comments:

At 2:02 p. m., Anonymous velice said...

Y poco a poco con estos epígrafes nos planteamos muchas cosas de la vida.

- Increíble que haya gente que quiera "atropellar" a otro por ser diferente.

- Las madres se ven siempre más lindas con sus hijos pero las circunstancias de la vida son duras.

- Emigrar es muy duro.

- Si tu amigo viene a España, que tenga cuidado que esto pinta bien pero aquí son muy racistas con la gente que viene de América del Sur. Me avergüenzo del que reniega de su hermano.

 
At 3:35 p. m., Anonymous diego said...

Lo que más me impresionó fue la historia del taxista. Atropellar a otro, porque es diferente. ¿Cuánta gente hay que es así?
Sí, es duro darse cuenta de la realidad, y tener que ser parte de ella... Pero hay veces que no sé si tenemos más opciones...

 
At 8:53 p. m., Blogger MAXIMON said...

"Es duro darse cuenta del estado de las cosas, y luego reintegrarse a las labores diarias". Cuánto de cierto hay en esta frase!! Es díficil cuando uno se da cuenta que a veces sólo puede pensar y darse cuenta sobre las cosas de este mundo, sólo eso. Dicen que poniendo nuestro grano de arena, o nuestra gota de agua podemos llenar el vaso y cambiar este mundo...pero quién quiere ser la gota del fondo?? Todos queremos ser la gota que revalse el vaso, entonces dejamos que el mundo se cambie solo.
También he leído con mucho agrado tus post anteriores. Pasaba para dejar mis saludos. Un abrazo!

 
At 9:44 p. m., Blogger Carlos said...

opino igal que Diego, digo el trasvestí no le hizó nada al taxista.

Me puedo unir contigo y tomarnos una cerveza con mucho alcohol? realmente lo necesito!

 
At 11:44 a. m., Blogger Caboblanco said...

"Mundo real" se llama todo esto... y en él estamos.

 
At 1:13 p. m., Blogger Rizzo said...

A C.V. podría interesarle la obra de Michel Houellebecq. En las "partículas elementales", Houellebecq trata la vida de un científico que quiere crear una raza superior. Una raza humana sin sentimientos, es decir, sin emociones positivas, pero sin todo el carro de emociones negativas que nos lo hacen pasar mal (a veces).

Luego, en su obra, sigue con esta teoría, y en "la posibilidad de una isla" trata sobre la nueva generación, donde los "neohumanos" existen y se propagan generación tras generación. Daniel21 (el sucesor de Daniel1, el original), se empieza a dar cuenta de cosas extrañas, cuando, mirándose en el espejo, dice: "Y qué es este movimiento incomprensible que me acontece en el labio cuando mi perro me viene a saludar por las mañanas?". Rebuscando en los archivos igual encuentre algo de Daniel7 que le ayude (¿todavía sonreía Daniel7?).

A veces pienso que me gustaría ser un hombre iglú, encerrado sin demasiados influjos externos, para no pensar "demasiado" en todo lo malo que nos rodea...

Aunque si fuéramos hombres iglú no podríamos tomar el sol...

Un saludo!

 
At 1:40 p. m., Blogger Melissa said...

Son esas conversaciones en las que uno mira el mundo y analiza cómo arreglarlo. También las he tenido con mis amigos, lamentablemente la mayoría de las veces queda todo sólo en la conversación y seguimos inmóviles.
Por eso yo admiro a los revolucionarios (qué hermosa palabra) y doy gracias porque aún existan.
Hablo de revolucionarios tipo Silvio o Milanés, claro, tipo Víctor Jara, tipo Violeta Parra. No de los que queman neumáticos y rompen vitrinas de tiendas.
Un gran abrazo,

Melissa

 
At 6:37 p. m., Blogger manijeh said...

Muchas historias que dan lugar a la reflexión. Cada quien vive en su mundo y casi nunca nos detenemos para darnos cuenta que cada persona es una vida, una historia diferente y rebuscada.

 
At 12:05 a. m., Blogger Cristian said...

Va a parecer un comentario sumamente insulso y fuera de lugar pero me recordaste a 22 Películas Cortas sobre Springfield, ese GRAN episodio de los Simpson, y eso para mí al menos, siempre es bueno.

Disculpa por la poca profundidad pero a veces basta quedarse en la superficie, especialmente cuando uno no puede ir más adentro.

Saludos cordiales.

 
At 3:39 a. m., Blogger Leodegundia said...

Buen cóctel con muchos ingredientes que aunque dados en gotas tienen gran alcance.
Es resumen es una panorámica de lo que es el mundo.
Un abrazo

 
At 1:18 p. m., Blogger stel said...

otra cerveza para mi, así te acompañaría en momentos de alcohol y risas para que me contaras muchas historias más.
besitos
^^

 
At 9:28 a. m., Blogger Melissa said...

Una duda que siempre he tenido y no te he dicho... cómo son tus categorías de linkeados? por qué yo estoy en Fuego?
Sorry, debía preguntarlo alguna vez.
Abrazos.

 
At 8:36 a. m., Blogger Matías Zelick said...

Interesante coctel, con elementos muy tristes... Una cerveza esta bien, pero no mas.

 
At 5:00 a. m., Blogger shhhhhh said...

Acabo de alucinar con lo del travesti, no se como puede haber gente así...me refiero al taxista, por supesto.
Que agradable volver a pasar por aquí.
Saludos!

 
At 6:32 a. m., Anonymous Charles de Batz said...

Eso es vida: una colección de miserias, sueños, tristezas, momentos brillantes... y una cerveza sobre la mesa.

Eso es la vida: los fragmentos de realidad que has captado para nosotros.

Buen trabajo, mis felicitaciones.

Salud y Fraternidad

 
At 1:54 a. m., Blogger Carlos said...

Y asi está el mundo. Somos locos sin respeto asi que ¿como compartir?¿Como esperar una sonrisa de quien no conoces?
Saludos amigo

 

Publicar un comentario

<< Home