miércoles, octubre 05, 2005

Comentarios sueltos

La circunvalar

Ir por la Avenida Circunvalar (de Bogotá) recién entradita la noche y a una buena velocidad, es algo realmente emocionante. No hay mucho tráfico, así que es una vía rápida, donde las curvas exigen un buen grado de concentración para el conductor. Pero como yo soy pasajero, me dedico a disfurtar de las fuerzas centrípetas y centrífugas de las curvas, con un máximo de inmadurez (no falta el taxista que me mira con desconcierto). Tiene uno que otro tramo oscuro, que le da un encanto especial. Sé que su trazado no es el mejor, pero es que bordear los cerros orientales de Bogotá es todo un reto para una vía.

Aclaraciónes:

1) La circunvalar puede ser peligrosa, por lo solitaria, más al sur de la calle 17, y después de las 10 PM.
2)La circunvalar no fue pensada para los peatones, así que no hay manera de tomar una caminata por allí (atravesarla es practicamente imposible, por lo rápida)
3)Por esta vía se puede salir al pueblo natal de mi padre: Choachí (Nombre de una encomienda (lote de esclavos) de la colonia, que luego tomó el pueblo)

La indigente

Voy en un taxi, a punto de cruzar la carrera décima con calle primera y una indigente, de los varios que hay en la zona, se acerca al auto. Rapidamente pongo seguro y termino de subir la ventana. El conductor se preocupa por los espejos y la antena...

La mujer para a medio metro de mi puerta y dice: Una monedita... Yo le digo que no tengo, y sonrío, como siempre hago frente a... cualquier cosa.

Ella dice: No importa. Me regalaste una sonrisa. Gracias. No necesito más.

Y yo que creía que esas cosas sólo pasaban en las películas.

Referencia para el vecino

-Raúlito-dice mi tía vía telefóncia- acuérdese de la referencia para Don J, el vecino que toma en alquiler el apartamento del lado.
-Ah sí-digo- Por medio de la presente certifico que (...) y además que es muy responsable y cumplido. en los pagos. Advertencia: No interrumpir su sueño hablando muy fuerte después de las once de la noche, puede ser muy agresivo y tornarse peligroso.
-Tal vez-dice mi tía riéndose- es mejor quitarle lo del final.

Visita al dermatólogo

Alguna vez hice referencia en un poema a "quemaduras en mis manos y heridas en mis pies" o algo así. Bueno, tengo un par de "verrugas" en mis manos que se estaban tornando serias (y acomplejantes) y un clavo plantar (que me chuzaba al caminar). Pero para esos casos, ha estudiado varios años el gran Milton Gonzalez. Debe ser 10 años mayor que yo, y se tomó el problema como algo personal hace ya algunos meses. Conclusión: Luego de rodar por varios doctores y tratamientos dolorosos, gracias a él, ahora estoy 90% curado. El sujeto posee la técnica y la persistencia. Además de la calidad humana necesaria para hacer menos detestable el día de las quemaduras. ¡Gracias Milton!

El hijo de un gran amigo

Ha llegado al mundo el primogénito de mi gran amigo E. Es difícil de explicar lo que se siente por el hijo de un amigo que es casi un hermano. De lo que estoy seguro, es de que si ese niño algún día necesita de mi, así sea para lo más mínimo, estaré allí, listo a servirle, pues es como mi sobrino. No lo he visto, pues el niño está en Cali, no aquí en Bogotá. Ya habrá tiempo para ese momento especial.

Los pequeños roedores pictofagos

Mi tía está enfadada con los niños del apartamento del primer piso. " Es que parecen locos, ¿como pueden morder la reja y roer la pintura?". Yo quedo estupefacto y luego suelto la risa.
¿En verdad, están locos esos niños?

La hija de la vecina

-¿Y Catalina todavía quiere estudiar medicina?
-No Raulito, si eso este año va perdiendo todo en el colegio y me va a tocar sacarla de ahí porque peleó con todo el mundo. Va a tener que hacer el último año de bachillerato en otra parte. Es que las malas compañías...
-¿Pero aún quiere estudiar?
-Si, pues la cabeza no se le soltó del todo. Aunque quiere estudiar dizque fotográfía... vamos a ver con qué sale.
-Ja ja (Sonrío mientras me alejo de la señora Nelly, que está lavando la ropa en esta mañana de sábado luego de haber hecho turno toda la noche)

"Bienvenida Catalina al grupo de los que tenemos la cabeza medio suelta. Si tu felicidad está en la fotografía, lucha por ese sueño"

"Tránquila, Nelly: Es mejor estar medio loco que completamente infeliz"

1 Comments:

At 11:39 a. m., Anonymous leodegundia said...

Que agradable conjunto de relatos, el de la indigente me asombró por la contestación que te dió, no es habitual en estos tiempos.
Y simpático el de la referencia. Me gustaría hacerte una pregunta, en tu país ¿os tratáis todos de usted?, aquí esa costumbre se está perdiendo y apenas nadie la usa y yo lo siento porque me parece muy mal, por ejemplo, que a las personas mayores se las trate de tú. En fin, los tiempos cambian.

 

Publicar un comentario

<< Home