martes, diciembre 06, 2005

Ella, su perro feo y yo

Yo tenía 20 años y vivía en Popayán. Con cuatro años de estudios universitarios encima, era un tipo muy tímido con las muchachas, que reposaba su soledad en la poesía de Arthur Rimbaud y en las noches de aguardiente caucano con un par de buenos amigos que me aceptaban con mi existencialismo y mis tristezas. Entonces la conocí a ella.

Pequeñita y delgada, brotó de la oscuridad del parque de El Recuerdo, acompañada por un perro feo, negro y canoso, que nunca terminó de agradarme. Lo llevaba con orgullo y le hablaba como lo que era, su mejor amigo.

Bastaron un par de minutos para que el “galán” del trío nocturno del parque, entablara una conversación fluida con ella (Por supuesto ese no era yo, sino mi amigo E). De repente éramos cuatro las personas que discutíamos animadamente sobre el sentido de la vida en las tribunas de la cancha de microfútbol.

Ella empezó a hablar de libros que yo no había leído y de temores que yo no había experimentado. Nos miramos varias veces. Y supe que esa mujer tenía tanto que decir que era necesario compartir su vida entera para beber lo que había en su mente.

Al ver lo que estaba pasando, mis amigos empezaron a hacer de 'celestinos', y cada vez nos dejaban más sólos. Estaban felices de verme intersesado en ella. Como un par de hermanos mayores que animan a su hermanito a ser un conquistador. Como un par de viejas casamenteras que están seguras de haber armado la pareja perfecta.

Y desde ese día, y por un año, Ella, su perro feo y yo, fuimos inseparables.

18 Comments:

At 6:48 p. m., Blogger Caboblanco said...

Qué bonito... ¡y todo por medio de los mejores amigos del hombre!

 
At 10:14 p. m., Anonymous Carlos said...

Creo que ha sido algo inolvidable para tí! Solo la necesidad de un empujoncito y listo, dos almas afines.

Un abrazo desde México

 
At 5:58 a. m., Anonymous velice said...

Si es que el amor es precioso ^.^ ¿Tan feo era el perro? Pobrecito xD.

Por cierto, ¿allá cuando empiezan los estudios universitarios? Es una duda xD

 
At 9:21 a. m., Anonymous Mensajera28 said...

Me es preciso defender la honra de mi adorado Can que por cierto se llama JEREMIAS y fue la excusa mas linda para vivir ese buen año.

 
At 10:11 a. m., Anonymous manijeh said...

Me encanta como escribes, tienes una capacidad para describir todo tan bien que hasta uno lo siente. Me gustó mucho tu post de hoy.

 
At 10:17 a. m., Anonymous Angelita said...

O sea, el post podría titularse:

"Mensajera28 (por lo que leí), Jeremías (el perro feo) y Raúl" jeje

Qué buenos recuerdos nos van dejando las lindas personas durante nuestra vida..

CAriños,

 
At 2:53 p. m., Blogger Rizzo said...

Si es que los perros saben mucho del hombre :)

Saludos cordiales!

 
At 4:00 p. m., Anonymous Mensajera28 said...

A propósito: Jere opina sobre tí que no es que le hayas parecido precisamente el humanoide mas agradecido que se le haya atravesado en su dichoso paso por el mundo; y yo digo: Larga a vida a mi can jajaja

 
At 4:55 p. m., Anonymous Anónimo said...

Hola, gusto en conocerte, mejor dicho gusto en conocer tus letras, porque eso ha sido un enorme gusto.
Me atrevi a llegar aca cuando vi en otro blog que enviabas saludos desde Bogota, yo te envio saludos desde Monteria.
Espero me visites en mi sitio alguna vez, yo seguire regresando regularmente si me lo permites...

BESO INICIAL
GUADALUPE
http://elbagajedeladiva.bitacoras.com

 
At 6:47 a. m., Anonymous marcarlop said...

muy bonito. Y seguro que aprendiste, amaste y tienes mucho para recordar

un abrazo

 
At 10:32 a. m., Anonymous ivich said...

Y despues? Espero que sigas con las historia...

I.

 
At 1:46 p. m., Blogger Loruka said...

Quizás no pudistes ver la belleza interior de ese animal. Y después, ¿qué pasó (me gustan las historias de amor)?

 
At 3:40 p. m., Blogger Matías Zelick said...

No me dejes así con la curiosidad, quizá no quieras contar que ha pasado después, pero me intriga. Me gustó mucho como desarrollaste la historia. Un abrazo!

 
At 3:49 p. m., Anonymous diego said...

Después de esta manera de relatarnos ese momento y mucho más, me sorprende que te cuestionaras sobre si seguir con el periodismo... esto ha sido maravilloso.

 
At 9:57 p. m., Blogger Cristian said...

Me gustaría saber qué tan feo era el perro... ¿Era irreconociblemente horrible, tal que no parecía perro, o tenía más bien una cara poco acogedora, qué sé yo?

Me cuesta pensar en un perro feo, pero la historia es muy linda. Saludos desde Chile!

 
At 7:08 a. m., Anonymous Charles de Batz said...

Bonita historia y, como siempre muy bien contada,me alegra saber que comparto contigo el haber pasado innumerables soledades con Rimbaud; seguro que incluso también con Baudelaire y otros tantos...
Pero la verdadera magia, ese gran poema de nuestras vidas está en ese momento que describes, cuando esa actitud de "maldito" que alguna vez hemos llevado todos, se ve entremezclada con el calor de la amistad y el compañerismo, con esos placenteros momentos de charla con nuestras más queridos confidentes... es entonces cuando, por primera vez, aparece ella... y todo se hace poesía.

Salud y Fraternidad

 
At 1:55 p. m., Anonymous leodegundia said...

Me gusta como lo cuentas, de forma sencilla y con pocas palabras nos das a conocer una bonita relación en la que está incluido un feo perro que seguro era maravilloso.Un abrazo

 
At 1:27 p. m., Blogger Melissa said...

Ay! qu� linda la historia!
Pobre perro, no lo trates de feo, que se puede enojar.
Saludos,

 

Publicar un comentario

<< Home